La pandemia, “culpable” de que nos tomemos en serio la salud dental

La salud es el bien más preciado de todos cuantos tenemos. Incluso aunque seamos multimillonarios y tengamos una barbaridad de propiedades repartidas por todo el mundo, la salud debe ser siempre la principal de nuestras prioridades. Y debemos estar atentos y atentas a cualquier indicio que pueda evidenciar la presencia de una enfermedad en nuestro cuerpo. En cuanto esa situación se produzca, todo lo que tengamos entre manos en ese momento quedará en un segundo plano: trabajo, situación amorosa personal, ocio… Lo importante es lo importante y a la salud nadie la supera en ese sentido. La calidad de nuestra vida va a depender de ello.

Antes de nada, os diremos que la mejor manera de prevenir cualquier enfermedad tiene que ver directamente con la manera en que nos cuidamos. Hacer ejercicio y disponer de una buena alimentación es una manera idónea para intentar prevenir malas noticias en materia de bienestar. Tener hábitos saludables como lo pueden ser el no fumar, no beber demasiado alcohol o no tomar drogas nos va a ayudar mucho también. Cualquier buen hábito va a jugar una importancia incluso mayor de la que creemos y está claro que debemos hacer todo lo posible en este sentido para que tengamos la mejor defensa posible ante cualquier imprevisto que nos pueda generar nuestro cuerpo.

En los párrafos que siguen, queremos hacer hincapié en todo lo que tiene que ver con uno de los aspectos de la salud que tienen una mayor incidencia en la vida diaria de las personas. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de la salud dental. Sin duda, estamos hablando de una de las ramas de la salud que tiene una mayor incidencia en una mayor cantidad de cosas. Tener los dientes en buen estado significa poder comer y beber con normalidad, poder hablar sin problema, poder respirar por la boca como de costumbre y, en definitiva, tener la posibilidad de que nuestro día a día no cambie demasiado. Sin embargo, cuando nos ponemos en el lado contrario y analizamos un caso en el que sí tenemos problemas de salud dental, los problemas se multiplican de una manera bastante grande. Imaginaos tener que comer con el máximo cuidado a causa de que tengamos una o varias muelas en mal estado.

España no ha sido un país que haya destacado demasiado por el mantenimiento de una buena salud dental. Los han reconocido los expertos en innumerables ocasiones, destacando que nos ha costado mucho acostumbrarnos tanto a cepillarnos los dientes tres veces al día como a acudir una vez al año, como mínimo, a nuestra clínica dental de confianza para tratar de prevenir la aparición de cualquier asunto que pueda entorpecer esa salud dental que tanto nos debe importar. Sin embargo, y a pesar de todo esto, sí que es verdad que en los últimos años se viene produciendo una mejora que debemos destacar y que marca el camino de cara al futuro próximo.

Una noticia publicada por el portal web Infosalus indicaba que los españoles encabezaban el ranking europeo en materia de mejora de la salud bucodental tras la pandemia. Este es un dato de lo más interesante porque revela claramente que se ha producido un cambio en la conciencia que tenemos al respecto de este tema y que nuestro país, al fin, se ha empezado a dar cuenta de todos los riesgos que van asociados a la falta de cuidado en una materia como de la que estamos hablando. Ni que decir tiene que la pandemia, un momento en el que la limpieza de la boca era fundamental para prevenir el contagio por coronavirus, ha marcado un antes y un después en este asunto.

En virtud de eso, se han producido muchas búsquedas de información en relación a todas aquellas cosas que podemos hacer para intentar mejorar nuestra salud dental. Uno de los artículos que mejor funcionaron en este sentido fue publicado por el portal web de la Cadena COPE. En él se apuntaba que había que tener especial cuidado, por ejemplo, con cómo colocábamos el cepillo a la hora de cepillar nuestros dientes. Entre otros consejos, también se hace referencia al hecho de que se visite al dentista de manera periódica para detectar patologías incipientes o que el enjuague bucal puede ser uno de los mejores aliados si no tenemos la posibilidad de cepillarnos los dientes las tres veces al día que son recomendadas por los expertos.

La pandemia ha generado que una enorme cantidad de personas hayan empezado a interesarse por todo lo que tiene que ver con su salud dental. Y esa es una noticia estupenda. Nos cuentan desde HQ Tenerife, una clínica dental, que la cantidad de citas se ha duplicado desde el final del confinamiento y que ahora la previsión es el valor que comparte buena parte de la gente que acude a estas instalaciones con el propósito de cuidar al máximo de sus dientes y tener la oportunidad de anticiparse a cualquier problema que nos pueda chafar un día cualquiera de nuestra vida.

Una conciencia que aumenta entre todas las edades 

Una de las principales características que va asociada a ese crecimiento de la conciencia del que estamos hablando es que se ha producido entre personas de todas las edades. En un principio, nos parecía fundamental que fueran los más pequeños los que manifestaran tener una mejora como de la que estamos hablando, pero es verdad que han sido también personas de mediana edad e incluso ancianas las que se han sumado a la causa con el objetivo de disponer de una mejor calidad de vida y tener la oportunidad de no padecer en sus propias carnes los dolores tan molestos que se derivan de una boca mal cuidada.

Es vital mantener el cuidado de nuestros dientes con independencia de la edad que tengamos. Cuando somos jóvenes, tenemos que anticiparnos a los problemas que se puedan derivar de la falta de higiene. Si somos más adultos y no hemos tenido la costumbre de cuidar demasiado de nuestra boca, normalmente el problema ya lo tenemos y debemos promover su solución. Suele ser más caro lo segundo que lo primero, así que os recomendamos que cuidéis de vuestros dientes desde ya si sois jóvenes o si todavía no tenéis problemas en la boca. Nadie se suele arrepentir de algo como esto.

Lo que está claro es que no existe un argumento lo suficientemente sólido para defender que nuestros dientes estén en mal estado. Hoy en día contamos con la información necesaria, con los medios adecuados y con el conocimiento suficiente como para cuidar adecuadamente de los dientes, así que eso es exactamente lo que debemos hacer y lo que nunca se nos debe olvidar. Parece, como hemos dicho antes, que en España vamos dando saltos hacia delante en este sentido y esperamos que así siga siendo de cara al futuro más próximo. Sería la mejor noticia para nuestra salud y para nuestra tranquilidad. Y esas dos cuestiones son básicas para conseguir una vida que merezca la pena vivir y con la que nos sintamos bien.

Y es que quien no cuida de sus dientes se expone a padecer dolores no solo en su boca, sino también en otras zonas del cuerpo. Por ejemplo, el oído es una de las zonas que más suele doler cuando la salud dental que poseemos no es la mejor. Los huesos también lo notan y eso explica que la salud dental tenga una influencia tan grande en lo que respecta al ejercicio físico. Por tanto, cualquier persona que suela realizar este tipo de actividad tiene que cuidar al máximo de su boca si quiere estar en condiciones de practicarla. De lo contrario, no va a rendir como ella misma espera de sí misma.

Estamos seguros de que, a medida que se siga acrecentando la conciencia respecto del cuidado de los dientes, va a decrecer el número de problemas que tenemos en la boca. Sin duda, eso va a mejorar de manera considerable la calidad de vida que tenemos y nuestro día a día. Este siempre será el primer paso para construir una vida mejor y en la que no haya cabida para problemas como de los que hemos estamos hablando a lo largo de todos estos párrafos. Debemos tener claro que quienes vamos a salir ganando en todo esto vamos a ser nosotros y nosotras.

La salud dental quizá no tenga una urgencia tan grande como la que sí puede tener la que está ligada a la salud cardiovascular, por poner solo un ejemplo. Pero siempre deberemos tenerla en cuenta para evitar pequeños problemas que se puedan convertir en el futuro en grandes molestias, que es lo que suele suceder cuando no cuidamos como realmente deberíamos de nuestros dientes. Quien no cuida de su salud dental no lo hace de sí mismo o de sí misma. Y esto no puede ser. Hay que tener amor propio y una de las maneras que tenemos de hacerlo es conseguir un cuidado inmejorable de nuestros dientes.

 

Comparte el post:

Entradas relacionadas